Tus Articulos

Si quieres publicar tus artículos en nuestro blog. Envíanos tus aportes a tercerismoactivo@gmail.com

jueves, agosto 10, 2006

LA TRANSFORMACIÓN DEL ESTADO

Reconociendo que los cambios ocurridos a partir de los años 90, por una parte, fueron positivos para la sociedad chilena, con la llegada de la democracia se consiguió un poquito de felicidad y de libertad política, y por otra que se consagró un sistema ideológico neoliberal. Habiendo sido el Estado un instrumento y una institución que trató de equilibrar los desajustes sociales y políticos producidos por el dictador, avanzando en políticas de equidad y de igualdad de oportunidades. Es que se ha profundizado en las políticas económicas de crecimiento neoliberal, donde el Estado no ha sido capaz de asumir un rol de conductor de la justicia social, si no más bien, se ha dejado manipular por las fuerzas fácticas del neoliberalismo.
Las sutilezas con que obra el neoliberalismo permiten ocultar la real dimensión de lo que está en juego, creo que el sistema es perverso porque sólo mantiene a sus aliados mientras les sirvan para alimentar su sed mercantil. El consumo como llave al éxito de la modernidad, es atribuido también al usuario público, ahora es cliente. La consigna es consumir todo hasta la felicidad. Este sistema necesita solo a consumidores, es una sociedad donde el individuo se transforma más y más en individuo, donde existen `cirugías cerebrales' (olvido de la memoria histórica), donde se echan al olvido las desigualdades, tan sólo el acumular para ser feliz y donde los derechos humanos solo tienen sentido o se validan en el mercado. Entonces existe una especie de disolución de la esfera pública en tanto menos participación que se complementa con el sistema políticos de negociación y consenso, y con un mercado-Estado que ofrece bienes y servicios para todos lo gustos y bolsillos.
La primera reforma que debiera haberse jugado la concertación hasta sus últimas consecuencias era la de la reforma estructural de la Constitución, pero no había quórum ¿y?, alguien diría eso es democracia, las reglas del juego están dadas y hay que respetarlas. Por lo menos lo diría la Nueva Gestión Pública.
El cambio del rol del Estado no pasa por seguir adecuándose a las políticas neoliberales, aunque es un gran dato de la realidad global, sino por transformar los equilibrios de poder para que exista una competencia no mercantil sino más bien humana por lograr un desarrollo económico y social que permita que el conjunto de la sociedad pueda gozar de los placeres mundanos y no mundanos de nuestros tiempos. Un rol que incentive la participación social en la toma de decisiones, donde se movilice la sociedad para transformar el Estado. El fantasma de la desilusión está hace rato en camino, como podemos volcar la mirada hacia un mañana lleno de utopías como las de antaño, cómo podemos construir socialmente nuestra realidad si ni siquiera los que tienen el poder lo hacen en pro de la humanidad.
Nuestro Estado mira a los sujetos excluidos como problema social, en términos matemáticos, en tanto incluir en la sociedad (universo) aquella parte de seres humanos que no han podido integrarse a los mercados como consumidores. Dado que los derechos respecto de la igualdad de oportunidades, que ha sido una predica de los presentes gobiernos, que se define como ausencia de discriminación, se hacen a nivel de enunciado, se responsabiliza a cada persona a desarrollar sus potencialidades y los resultados de su elección, pero no se enfatiza en las desigualdades de la distribución inequitativa del ingreso, por ejemplo. Entonces, este sistema en el cual vivimos, a que nos integra cuando decide hacerlo. Nos integra acaso al consenso y por el consenso del consumo que nos homogeneiza, en la normalización diferenciada. Cómo podemos integrar a grupos excluidos en una sociedad disgregada o desintegrada sin que tenga por efecto normalizar, volvernos consumidores críticos como única salida.La puerta sigue abierta, las naciones están desprotegidas, la globalización neoliberal ha calado hasta el corazón de la humanidad. Cuál será la nueva sutileza del capitalismo para apoderase de la conciencia colectiva. Cómo las instituciones del Estado pueden cambiar el rumbo de la historia si ni siquiera hacen el intento por transformar los sistemas normativos. O no los trasforman dado que han perdido autonomía en sus decisiones. Está ganando el Imperio o el Imperio contraataca siglo tras siglo.
"La globalización neoliberal y la individualización"
Eduardo Hughes Galeano
extract.